Jueves, 17 de octubre de 2019
 
30 de enero: JORNADA POR LA PAZ
 
Los centros educativos celebran el día de la Paz
 
El 30 de enero se conmemora la jornada Escolar de la No-violencia y la Paz, que fue declarada por primera vez en 1964. Su objetivo es la educación en y para la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz. En este día, los colegios tienen que ser signo e instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión.

El mensaje básico de este día es: ’Amor universal, No-violencia y Paz. El Amor universal es mejor que el egoísmo, la No-violencia es mejor que la violencia y la Paz es mejor que la guerra’. En este 30 de enero se recuerda, además, la muerte del líder nacional y espiritual de la India, el Mahatma Gandhi.

Durante esta jornada, en muchos de nuestros colegios, se llevarán a cabo diversos actos que conmemorarán esta celebración. A continuación os presentamos un posible esquema:



GUIÓN
para seguir la actividad



MOMENTO I

LECTOR 1: Buenos días, amigo, amiga, compañero de clase, profesor, tú, quien quiera que seas y que, ahora mismo, me estás escuchando. ¿Te habías dado cuenta del siguiente dato? En los últimos nueve meses no ha habido prácticamente ni un solo día de paz. ¿Te lo habías planteado alguna vez?

El pasado martes 21 de septiembre, se celebró en todo el mundo el Día Internacional de la Paz, una fecha instituida por la Asamblea General de Naciones Unidas en el año 2001 "para conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación, en cada pueblo y entre ellos".

LECTOR 2: Naciones Unidas, que nació en 1945 cuando acababa de finalizar la más cruenta y devastadora guerra que ha tenido lugar en toda la historia de la humanidad, y ha hecho del mantenimiento de la paz y de las relaciones de amistad entre las naciones uno de sus objetivos fundamentales, pide que se respete en ese día un alto el fuego y el cese de la violencia a nivel mundial.

LECTOR 3: El llamamiento parece hacerse más que necesario en un mundo sumido en la violencia desde hace más de medio siglo: según un estudio realizado en la Universidad de Upsala (Suecia), en el periodo de 1946 a 2002 tuvieron lugar en el mundo 226 conflictos armados de distinta intensidad, el 90% de los cuales se produjeron en países del sur y en los que la población civil se ha convertido en principal objetivo. El número de víctimas de esos enfrentamientos (muertos, mutilados, enfermos, desplazados, niños soldados…) se cuentan por decenas de millones.

LECTOR 1: Las cosas no parecen haber mejorado en el año en curso. Durante los últimos nueve meses no ha habido prácticamente ni un solo día de paz. Los enfrentamientos en Irak, el conflicto palestino-israelí, el conato de guerra civil en Haití, los atentados de 11 de marzo de Madrid, los últimos actos terroristas en Rusia, la bomba en la embajada de Australia en Indonesia… un sin fin de acciones de violencia y terror que a diario conmueven al hombre.

LECTOR 2: El mundo está siendo también testigo de otros conflictos de los que casi nadie habla. De esos enfrentamientos prácticamente desconocidos para la mayoría que están ahí pero no son noticia, y que tan sólo de tanto en tanto saltan a las portadas de los medios de comunicación y estremeciendo por su crueldad y su magnitud. Son las guerras olvidadas de los países más pobres, la de la República Democrática del Congo, de Sudán, del Norte de Uganda, las de Burundi o Ruanda, los enfrentamientos civiles esporádicos en Colombia, las escaramuzas armadas es diferentes naciones asiáticas… Los crueles conflictos provocados o acrecentados por el hambre, la constante vulneración de los derechos básicos, la miseria, la represión y la codicia.

LECTOR 3: Desde nuestro colegio, dirigido por agustinos, que en los diferentes territorios en que trabajan, continúan denunciando la más que evidente relación entre injusticia y pobreza como los principales factores que mueven al hombre a enfrentarse a sus propios semejantes, queremos sumarnos al llamamiento en favor de la paz :"Un mundo sin guerras es posible y necesario para que los hombres y las mujeres vivan en paz, en armonía, en condiciones de justicia y de igualdad, para que la humanidad se apropie de su destino y construya un mundo en el cual quepan todos los mundos".

LECTOR 1: Durante un momento, en silencio, le pedimos a Dios por la Paz en el mundo, por el fin de la violencia, por la superación de las barreras en el mundo.


[15 segundos de SILENCIO y comienza la canción “SOMOS LA PAZ”. Acabada la canción, que dura 4:30 minutos, prosiguen los lectores]


MOMENTO II

LECTOR 2: Señor qué bueno has sido con tu tierra, pues hiciste volver a sus cautivos,
perdonaste las faltas de tu pueblo y le pusiste un velo a sus pecados;
demostraste no estar más enojado, dejaste abandonada tu ira ardiente.

LECTOR 3: Haz que volvamos, Dios, salvador nuestro,
no estés más indignado con nosotros,
¿seguirá tu rencor de siglo en siglo?
¿No volverás tú, acaso, a darnos vida y tu pueblo estará feliz contigo?
Haz, Señor, que podamos ver tu amor y que tu salvación nos toque a todos.

LECTOR 1: Quiero escuchar que está hablando el Señor, Dios les habla de paz
a su pueblo y a todos sus amigos con tal que en su locura no recaiga.

LECTOR 2: Él salvará a aquellos que lo temen y habitará su gloria en nuestra tierra.
La Gracia y la Verdad se han encontrado, la Justicia y la Paz se han abrazado;
la Verdad brotará desde la tierra y bajará del cielo la justicia.

LECTOR 3: El Señor mismo nos hará felices y nuestra tierra nos dará su fruto.

LECTOR 1: La Justicia andará delante de Él, la Paz irá siguiendo sus pisadas.


[BREVE PAUSA: 5 segundos]



MOMENTO III

LECTOR 2: La lucha por la paz implica compromiso. ¿A qué estás dispuesto a comprometerte por la Paz? Te proponemos un decálogo, diez cosas para hacer cambiar el mundo. Y puedes empezar en lo que tienes más cerca: en tu casa, en el colegio, con tus amigos. ¿Quieres comprometerte por la paz? Te invito a ello: comprométete.

LECTOR 3: Leemos, todos, el Decálogo de Asís para la paz.

LECTOR 1, 2 y 3: Nos comprometemos a proclamar nuestra firme convicción…


[Mientras se lee el decálogo ]

Decálogo de Asís para la paz

1. Nos comprometemos a proclamar nuestra firme convicción de que la violencia y el terrorismo se oponen al auténtico espíritu religioso, y, condenando todo recurso a la violencia y a la guerra en nombre de Dios o de la religión, nos comprometemos a hacer todo lo posible por erradicar las causas del terrorismo.

2. Nos comprometemos a educar a las personas en el respeto y la estima recíprocos, a fin de que se llegue a una convivencia pacífica y solidaria entre los miembros de etnias, culturas y religiones diversas.

3. Nos comprometemos a promover la cultura del diálogo, para que aumenten la comprensión y la confianza recíprocas entre las personas y entre los pueblos, pues estas son las condiciones de una paz auténtica.

4. Nos comprometemos a defender el derecho de toda persona humana a vivir una existencia digna según su identidad cultural y a formar libremente su propia familia.

5. Nos comprometemos a dialogar con sinceridad y paciencia, sin considerar lo que nos diferencia como un muro insuperable, sino, al contrario, reconociendo que la confrontación con la diversidad de los demás puede convertirse en ocasión de mayor comprensión recíproca.

6. Nos comprometemos a perdonarnos mutuamente los errores y los prejuicios del pasado y del presente, y a sostenernos en el esfuerzo común por vencer el egoísmo y el abuso, el odio y la violencia, y por aprender del pasado que la paz sin justicia no es verdadera paz.

7. Nos comprometemos a estar al lado de quienes sufren la miseria y el abandono, convirtiéndonos en voz de quienes no tienen voz y trabajando concretamente para superar esas situaciones, con la convicción de que nadie puede ser feliz solo.

8. Nos comprometemos a hacer nuestro el grito de quienes no se resignan a la violencia y al mal, y queremos contribuir con todas nuestras fuerzas a dar a la humanidad de nuestro tiempo una esperanza real de justicia y de paz.

9. Nos comprometemos a apoyar cualquier iniciativa que promueva la amistad entre los pueblos, convencidos de que el progreso tecnológico, cuando falta un entendimiento sólido entre los pueblos, expone al mundo a riesgos crecientes de destrucción y de muerte.

10. Nos comprometemos a solicitar a los responsables de las naciones que hagan todo lo posible para que, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, se construya y se consolide un mundo de solidaridad y de paz fundado en la justicia.



MOMENTO IV

LECTOR 1: Terminamos con esta canción, sigue la letra y, cuando termines y salgas a la calle, cuando vuelvas a casa, cuando este fin de semana salgas con tus amigos… transmíteles la paz. Porque tú eres un instrumento de paz.


[CANCIÓN: Hazme un instrumento de tu paz. Duración: 3:28 minutos.
Al terminar la canción, todos, en las clases, recitan la oración de paz juntos.]